El Nobel que no es tal Nobel y que durante un rato ganó Paul Romer

  “Estos son mis candidatos. Si no le gustan tengo otros”

nommmel

Vaya por delante que tratar de adivinar quién puede alzarse este lunes con el premio más prestigioso en el ámbito académico de la Economía, cuya denominación oficial es la de Premio de Ciencias Económicas del Banco de Suecia en memoria de Alfred Nobel, aunque todos lo conozcamos como Nobel de Economía, puede resultar una labor tan frustrante como baladí que incluso las propias casas de apuestas han renunciado a tal empeño.

Sin embargo, por seguir la tradición y más aún porque mola mucho hacerlo, este año también recojo los nombres de los principales candidatos a ganar el Nobel de Economía 2016, advirtiendo de antemano que a) llevo dos años consecutivos acertando (eso sí, dando no menos de una decena de nombres) y b) los mencionados cuentan con tantos méritos para lograr el galardón, solo o en compañía de otros, como cualquiera que no aparezca en el artículo y resulte premiado este lunes.

En resumen¯\_(ツ)_/¯.

VARÓN, ESTADOUNIDENSE Y DE 67 AÑOS.

Si bien acertar el nombre del ganador entre los cerca de 300 nominados es prácticamente imposible, atendiendo a la información proporcionada por la Academia sueca el perfil de los galardonados con el Nobel de Economía resulta ser uno de los más homogéneos entre las distintas categorías.

De este modo,  el ganador promedio del Nobel de Economía sería un varón– sólo una mujer, Elinor Ostrom, ha obtenido el premio entre un total de 76 ganadores– de nacionalidad estadounidense, pasaporte del 60% de los premiados; y de edad avanzada, la media de edad de los galardonados es de 67 años, siendo Kenneth J. Arrow el más joven, premiado en 1972 a los 51 años, y Leonid Hurwicz el más veterano, tras recibir el galardón a los 90 años en 2007.

sabe

Menos marcada es la tendencia que da mayor peso a los premios compartidos sobre los individuales, ya que desde su primera edición en 1969 el Nobel de Economía se ha entregado a un único ganador en 24 ocasiones, como en 2014, cuando ganó el francés Jean Tirole, y en 2015, con el premio a Angus Deaton, tras un paréntesis de cinco años desde el premio a Paul Krugman en 2008.

Desde su creación, el Nobel de Economía ha reconocido a figuras consagradas como Milton Friedman, Friedrich August von Hayek, Paul A. Samuelson, Amartya Sen, James Tobin, Joseph Stiglitz, Robert Solow y Robert Mundell o los anteriormente citados, Tirole, Eugene F. Fama y Robert J. Shiller. Hasta la fecha, sólo una mujer, la estadounidense Elinor Ostrom, ha sido distinguida con este galardón, que obtuvo en 2009 junto a su compatriota Oliver E. Williamson.

Asimismo, otro de los patrones que parecen repetirse con bastante asiduidad puede observarse en lo referente a las universidades de procedencia, bien como graduados o como destino profesional de los galardonados. En este caso, como resulta constante en el Nobel de Economía, el dominio de EEUU resulta avasallador. Instituciones como la Universidad de Chicago o el MIT cuentan ellas solas con más galardonados que el resto del mundo, lo cual a la vez que constata el prestigio de estas escuelas, alimenta las críticas de un excesivo sesgo de la Academia sueca.

chica

 

De hecho, según cuentan en su último libro Avner Offer y Gabriel Söderberg, llamado ‘The Nobel Factor’ el establecimiento del premio en memoria de Alfred Nobel coincidiendo con el 300º aniversario del Riksbanken, el banco central sueco, supuso un capítulo más en la tensa relación entre la entidad y el Gobierno, del que no se independizaría oficialmente el instituto emisor hasta el 1 de enero de 1999.

Según los autores, el banco central sueco buscó el ‘halo de respetabilidad0’ brindado por el apellido Nobel en paralelo a la ascendiente doctrina neo liberal que entraba cada vez más en conflicto con la socialdemocracia del Gobierno de Suecia.

De este modo, los autores apuntan que si bien observar quién obtiene el galardón ofrece pistas sobre qué tipo de premio se trata, aún más significativo puede resultar quiénes son ignorados por el mal llamado Nobel.

LA QUINIELA IMPOSIBLE DEL NOBEL DE ECONOMÍA.
Como cada año, la agencia Reuters ha lanzado una terna de candidatos al máximo galardón del mundo económico, que sirve como referencia para el resto de medios y en la que figura como primera opción el economista galo Olivier Blanchard (67 años), economista jefe del FMI hasta hace un año y uno de los más citados mundialmente y que actualmente colabora con el Instituto Peterson y el profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) de Estados Unidos.

Por detrás del francés, la agencia señala como potenciales ganadores del Nobel de Economía al estadounidense y profesor de Economía en la Universidad de Stanford Edward P. Lazear (68 años), que fuera uno de los principales asesores de George W. Bush durante la crisis desatada por las hipotecas subprime y al que se le atribuye ser el pionero de la llamada ‘economía personal’.

El tercer candidato de Reuters sería el estadounidense Marc J.Melitz (48 años), profesor de Economía Política en la Universidad de Stanford y experto en comercio internacional, al que la actualidad de la amenaza del proteccionismo y el reconocimiento el año pasado a un estudioso de la pobreza como Deaton podrían compensar el hecho de que resulta demasiado joven para los estándares de la Academia.

No obstante, a pesar de los respetables registros de éxito de las apuestas de Reuters en esta cuestión, lo cierto es que sus pronósticos  a veces atinan con el quién, pero no tanto con el cuándo, por lo que otra fórmula de estrechar el cerco a la identidad del Nobel de Economía 2016 sería ver los nombres señalados como favoritos hace unos años.

De este modo, no sería tampoco de extrañar que el galardón premiase al
británico Richard Blundell (64 años), titular de la cátedra David Ricardo del University College de Londres (UCL) , o al estadounidense John A. List (48 años) de la Universidad de Chicago por extender la aplicación en Economía de experimentos de campo.

 Entre los nombres barajados por Reuters en años anteriores,  aparecen el del francés Philippe Aghion (60 años), de la Universidad de Harvard, además del canadiense  Peter Howitt (70 años), de la Universidad de Brown, por sus contribuciones a la “teoría schumpeteriana del crecimiento” o de la destrucción creativa.

Desde el campo de la Sociología, los nombres de los estadounidenses Mark S. Granovetter (72 años), profesor de la Universidad de Stanford, y Charles F. Manski (67 años), profesor de Economía de la Universidad de Northwestern (EEUU), responderían a las intenciones comentadas desde la propia Academia sueca de ampliar el ámbito de alcance del galardón.

nobel

CANDIDATOS RECURRENTES.

Si hay un nombre que nunca falta en ninguna quiniela al Nobel de Economía que se precie, y que hace un par de años fue citado como favorito por Reuters, es el del
profesor de la Universidad de Nueva York William Baumol (94 años), destacado por sus investigaciones en el ámbito del emprendimiento, así como por su teoría de los mercados contestables, quien se convertiría en el Nobel de Economía de mayor edad.

Si la Academia este año tuviera en cuenta en su decisión un criterio como el de la repercusión de los trabajos de los candidatos, habría que tener en cuenta a Andrei Shleifer (55 años) y Robert Barro (72 años), académicos de Harvard y sempiternos aspirantes al Nobel de Economía, que se sitúan en primera y cuarta posición del índice de autores más citados de la División de Investigación de la Reserva Federal de San Luís.

Entre el resto de autores económicos más citados que no han ganado el Nobel de Economía, destaca en quinta posición el turco Daron Acemoglu (49 años), por delante de Peter C. B. Phillips (68 años). En octavo y décimo lugar se sitúan respectivamente los profesores de Harvard  Kenneth S Rogoff (63 años) y John Y. Campbell (58 años).

nkin

SI HACEMOS CASO A LOS QUE SABEN

Pero si no queremos complicarnos mucho la vida, quizás la mejor opción sería fiarnos de alguien que sepa de esto. Una de las personas que con mayor interés y regularidad (en paralelo a su poco acierto, eso es verdad) pronostica año tras año el potencial ganador del Nobel de Economía es Tyler Cowen, economista y profesor de la Universidad George Mason, quien en su blog ‘Marginal Revolution’ cada año lanza sus apuestas.

En la edición de 2016, Cowen señala como su máximo favorito al Nobel de Economía al anteriormente citado William Baumol, aunque propone en un segundo plano otros nombres como los de William Nordhaus (75 años), Partha Dasgupta (73 años) Martin Weitzman (74 años) , todos ellos vinculados a la llamada ‘economía medioambiental’.

Por su parte ‘The Wall Street Journal’ suma a los ya conocidos los nombres de Anthony Atkinson (72 años), por sus estudios sobre la desigualdad que han servido de inspiración a economistas más jóvenes y mucho más mediáticos como Thomas Piketty (45 años).

Y SI FUERA ELLA.

Desde la primera edición del galardón en 1969, sólo  una mujer, la estadounidense Elinor Ostrom, ha sido distinguida con el Nobel de Economía, premio que obtuvo en 2009 junto a su compatriota Oliver E. Williamson. Inevitablemente, esto es algo que va a cambiar y quizás tan pronto como mañana.

De ser así, la economista más comúnmente señalada quizás sea la francesa Esther Duflo, de 43 años y profesora del MIT, aunque en su contra juega este año que su trabajo más influyente está relacionado con la lucha contra la pobreza, un campo por el que se reconoció ya el año pasado a Angus Deaton.

En primera línea académica, también se encuentran la economista estadounidense Claudia Goldin (70 años), profesora de la Universidad de Harvard, su compatriota y profesora de Economía Internacional en Johns Hopkins School, Anne Osborn Krueger (82 años), así como Amy Fikelstein (42 años) o la francesa Helene Rey (46 años), a la que tuve la oportunidad de entrevistar hace unos meses.

Teniendo en cuenta el criterio de repercusión de su trabajo, la economistas más influyente en la actualidad sería la estadounidense Carmen M. Reinhart (61 años), profesora de la Harvard Kennedy School.

rakiiii.jpg

UN LÍO LLAMADO PAUL ROMER.

No obstante, las más de 1.500 palabras de este artículo no son nada más que un largo circunloquio que podría haberse resumido en: el ganador del Nobel de Economía 2016 es Paul Romer (60 años), profesor de la NYU Stern, .. o al menos así fue durante un par de horas el pasado jueves.

Lamentamos profundamente que una página de prueba, no vinculada oficialmente a nuestra web, se hiciera visible sin querer en la red. No refleja la decisión del comité del Nobel ni que tengamos ningún conocimiento o información por adelantado de la misma“, explicaron los responsables de NYU tras la aparición de una nota fechada el 10 de octubre convocando a los medios a un encuentro con Paul Romer como nuevo Nobel de Economía.

romi

Cada año, antes del anuncio del Nobel de Economía, nos preparamos para la posibilidad de que uno de nuestros académicos que ha sido citado anteriormente por los medios como potencial candidato obtenga el galardón. Lamentamos profundamente si esta rutina de preparativos puede parecer presuntuosa y pedimos disculpas a los afectados“, añadió la Universidad.

El error circuló como la pólvora en internet, en realidad entre unos cuantos frikis y òco más, llegando a ser recogido en la misma mañana del jueves en la entrada de wikipedia del profesor Paul Romer

romero

Horas más tarde, el propio Romer, recientemente designado como economista jefe del Banco Mundial, publicaba un post en su blog donde aclaraba o sucedido.

SI LA ACADEMIA BUSCA ‘clicks’…

Nadie puede decir ‘de este agua no beberé’ o ‘never, never, never…‘, aunque las opciones de los siguientes nombres no vayan más allá que ofrecer un contexto menos árido al galardón y  brindar al menos algún asidero al margen de entendidos y estudiosos de la materia.

En este apartado de los improbables, aunque mediáticos, sin duda el primer nombre sería el del francés Thomas Piketty, autor del ‘best seller’ de 2014 ‘El capital en el siglo XXI‘,   aunque ni por edad, ni por la controversia suscitada acerca de los datos que alimentan sus teorías y porque estas ya han visto en cierta medida reconocido el trabajo de otros académicos daríamos muchas opciones a su candidatura.

Asimismo, desde EEUU nunca se olvidan los ‘servicios prestados’ y de forma recurrente, aunque en los puestos más bajos del boleto de apuestas, aparece el nombre de Ben Bernanke (62 años), expresidente de la Reserva Federal de EEUU, así como el del que odría a veces considerarse ‘presidente de la FED en la oposición’, Lawrence Summers (61 años), quien lleva años subido en el caballo de batalla del ‘estancamiento secular’.

En cuanto a economistas españoles a tener en cuenta, siendo honesto la verdad es que opciones reales no parece tener ninguno, aunque siempre se cita en estos casos a figuras como los catalanes Xavier Sala i Martín (54 años) y Jordi Galí (55 años).

pizarra

Alguien se acuerda de Yanis Varoufakis (55 años) ??

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s